En la ambulancia, como en casa.

Nuestra ambulancia es un lugar seguro. Cuando éramos pequeños y jugábamos al “pilla pilla” teníamos una casa, un lugar donde no nos podían pillar, donde estábamos a salvo, pues esa misma sensación que sentía...